Las 7 historias paranormales más insólitas de las famosas: desde el fantasma pianista hasta el nene enterrado en un jardín

0
45
las-7-historias-paranormales-mas-insolitas-de-las-famosas:-desde-el-fantasma-pianista-hasta-el-nene-enterrado-en-un-jardin

En vísperas de Halloween, TN Show repasa algunas de las experiencias más espeluznantes relatadas por figuras del espectáculo.

Fantasmas, conexiones con entes sobrenaturales y hasta pitufos: las siete historias paranormales más insólitas de los famosos (Foto: barbaritafranco21/ mercedesmoranok / matildablanco / lasobrideperez / analiafranchin / pamedavid /geobarbarossa) )

Pese a que Halloween es una festividad extranjera, cada vez es más popular en la Argentina. Tal es así que en los días previos a las fecha, las propuestas televisivas se llenan de opciones de series y películas aterradoras.

Más allá de los disfraces, las calabazas, las golosinas y las frases como “truco o trato”, la festividad tiene su lado oscuro. En vísperas de 31 de octubre, TN Show repasa las historias paranormales más espeluznantes de los famosos.

Lee también. Los mejores episodios de Halloween de series de TV.

Mateo, el fantasma que convive con Barby Franco y Fernando Burlando

En distintas notas Barby Franco contó que siente presencias en la casa que comparte con Fernando Burlando en Barrio Parque. Sin embargo, en agosto del año pasado fue más allá y reveló que se trata del fantasma de un nene a quien ella bautizó Mateo.

Todo comenzó cuando a través de sus redes sociales compartió un video de las cámaras de seguridad de la propiedad donde se ven algunas de las manifestaciones, entre ellas la puerta de su cocina abriéndose y cerrándose sola sin que hubiera correntadas de viento.

La modelo convive con Fernando Burlando y un ente que todas las noches hace de las suyas.

Si bien en el aire de Pampita Online (NET) dijo que lleva bien con la “entidad”, comentó que la curiosidad pudo más y contrató un parapsicólogo que le informó que no sería el único que habita en su casa. “Me dijo que había bastantes entidades, pero que el único que no se quiso ir es Mateo. Es un nene que está enterrado en la pileta de casa”, detalló.

Por último, señaló que el hombre le advirtió que podría ser ella quien atrae a las presencias: “La casa tiene 100 años y en su momento fue un jardín que se llamaba Maryland. Un día vi en el jardín que había un hombre que me miraba fijamente. Luego giré la cabeza, miré de nuevo y ya no estaba”.

Georgina Barbarossa aseguró que su mamá le envió una señal después de su muerte

En medio de la cuarentena, Georgina Barbarossa perdió a su mamá. Dos meses después de la muerte, contó que recibió señales de ella. “Yo creo totalmente en las energías. Mamá está en casa. Al principio estuvo armando quilombo”, comentó la conductora entrevistada por Juan Etchegoyen para Mitre Live.

La actriz contó que “se quedó helada” y explicó qué hizo en ese momento.

Acto seguido narró el episodio que ocurrió a los días de la muerte: “Iba por el pasillo de mi casa al vestidor y cuando pasé se rompieron todos los vidrios de tres cuadros con fotos. Te lo juro por Dios”. “Le dije ‘vieja, no me armes quilombo, vendeme entradas para el streaming, dejate de joder’”, añadió poniéndole humor.

“Tuvimos una relación así y la hemos tenido toda la vida. Muy divertida y peleándonos así”, reconoció, aunque sostuvo que la situación le provocó escalofríos porque fue a la semana de su muerte.

Mercedes Morán y el fantasma del teatro: “Lo tomé como un buen augurio”

En distintas notas, Mercedes Morán recordó que la noche en la que debutó sobre las tablas del Payró tuvo “un encuentro con uno de esos fantasmas que viven en los teatros”.

La actriz contó que tras la función la gente iba a saludar al elenco al camarín. “Me quería ir a vestir para recibirlos con otra pilcha, entonces agarré mis cosas y me fui al baño -que estaba arriba del escenario-. Subí, busqué con la mano la llave de luz y me encontré con otra mano”, relató.

Lejos de asustarse, lo tomó como una señal de buen augurio.

Aunque inicialmente pensó que se trataba del asistente, al verlo le comentó lo que había pasado, fueron al lugar y no había nadie. “Yo decía ‘¡El fantasma, el fantasma. me tocó, me tocó!’. Nadie me registraba porque estaban para otra cosa. Y Jaime Kogan, que era el director de ese teatro, me dijo ‘Quedate tranquila, pasó eso y está todo bien. Es una buena señal, vas a tener un hermoso camino’. Lo tomé como un buen augurio”, concluyó.

Pamela David jugó al juego de la copa y obtuvo una respuesta

En mayo de este año, Pamela David estuvo como invitada a PH: Podemos Hablar (Telefe) y relató el escalofriante momento que vivió en su adolescencia cuando jugó a la Ouija. “Me ha pasado de jugar al juego de la copa y es espantoso. No lo hagan en su casa. Más allá de que te asustás, después pasan cosas”, advirtió al inicio de su relato.

“Éramos tres personas. Se empezó a mover la copa y vos no sabés si lo está moviendo alguien para hacer un chiste”, comenzó. Sin embargo, ella comprobó que no eran sus amigos quiénes guiaban el elemento: “Se levantaron las otras dos personas porque golpearon la puerta y me quedé sola con la copa. Se me empezó a mover a mí sola, me asusté pero como era más chica era inconsciente”.

Dijo que no se debe subestimar la energía de “los que no se pudieron ir”. (Foto: Instagram / pamedavid)

Respecto a la experiencia con el espíritu, comentó: “Me acuerdo que le pregunté quién era y me dijo que era mi abuelo, pero yo no lo conocí. No se me movió algo sentimental, pero sí le hice una pregunta para ver si era cierto y me contestó. También podía saberlo yo y moverlo inconscientemente”.

Para cerrar esta historia, la conductora alertó sobre los peligros de convocar espíritus. “No es lindo y no lo hagan porque son energías de miércoles. Hoy que entiendo más de energías digo que no lo hagan porque es gente que no se pudo ir y es energía que está ahí estancada, de la peor”, concluyó.

La aterradora experiencia de Sol Pérez: “Veía espíritus y sentía cómo me acariciaban las piernas”

Invitada al ciclo conducido por Andy Kusnetzoff, Sol Pérez sorprendió al revelar que de chica la pasó muy mal porque veía entidades.

La influencer dijo que tiene sueños muy reales con gente que ya no está. (Foto: Instagram/@lasobrideperez)

Me pasaba de ver espíritus. Se me aparecían y los escuchaba. Durante mucho tiempo tuve pánico, no era que lo vivía normal. Tenía miedo porque sentía que me acariciaban las piernas y lo sentía real”, recordó.

Además, indicó: “Me levantaba todos los días a la misma hora porque despertaban. Sentía cómo tipeaban en la computadora. Era algo tremendo lo que me pasaba y después como que lo bloqueé”.

Matilda Blanco aseguró que convive con el fantasma de una pianista

En septiembre de este año, Matilda Blanco aseguró que aprendió a convivir con un espíritu. En diálogo con Juan Etchegoyen en Mitre Live, comentó que cree en lo sobrenatural porque tuvo “varias situaciones paranormales” en su casa.

Acto seguido detalló que en su casa vivía una pianista muy conocida y que ella siente que aún está presente y que los cuida. Muchas veces vio como las cosas se movían solas, escuchó sonidos de los cuales fue imposible identificar su procedencia y sus animales se quedan mirando fijo a un lugar sin motivo aparente. Blanco aclaró que no le teme porque duerme custodiada por sus perros y gatos.

Matilda Blanco describió las situaciones paranormales que ocurrieron en su casa. (Foto: Instagram / matildablanco)

La experiencia más reveladora para la asesora de moda ocurrió en un lugar muy particular: la sala donde la pianista tenía su instrumento. “Sentí un perfume antiguo. Como de esos perfumes de antes, de talquito. Sentí ese perfume pero realmente creo que es alguien inofensivo”, expresó.

Analía Franchín y una aterradora historia con los pitufos

“Tuve una experiencia horrible con los pitufos”, lanzó Analía Franchín invitada a PH, Podemos hablar. “Yo tenía 12 años y sentí que me venían los pitufos a la noche. (…) Fue un escándalo familiar “, recordó.

Entonces explicó que salían noticias en distintos medios hablando de la aparición de estos personajes azules y que ella estaba muy paranoica con toda la situación. “Yo les juro que a la noche sentía que me caminaban los pitufos”, aseguró aterrada.

Invitada a PH, podemos hablar contó el drama que vivió a los 12 a causa de estas figuras azules.

Luego de ese hecho, en su familia hizo de todo para calmar el trauma que eso le generaba: desde dar prácticamente vuelta la casa hasta llamar a un cura, a un pastor evangelista y los testigos de Jehová, pero todos los esfuerzos fueron en vano.

Hasta que un día cansados de revolver la casa, encontraron un pañuelo lleno de estampas de pitufos. “Ahí lo prendimos fuego en el patio de mi casa y nunca más los sentí”.