Turismo naftero: cada vez más brasileños cruzan la frontera para comprar combustible en Misiones

0
58
turismo-naftero:-cada-vez-mas-brasilenos-cruzan-la-frontera-para-comprar-combustible-en-misiones

La afluencia de compradores brasileños es cada vez más notoria en los comercios y estaciones de servicio de Puerto Iguazú y Bernardo de Irigoyen, los dos pasos fronterizos terrestres de Misiones que fueron reabiertos con el vecino país después de más de un año y medio. El incremento de compradores está relacionado en gran medida con la eliminación de algunos de los requisitos que había fijado el Ministerio de Salud Pública de la Nación para los viajeros, y el escaso valor del peso ante el real.

La mayor flexibilización se da en Bernardo de Irigoyen (frontera seca con Brasil), donde los brasileños de las localidades vecinas de Dionisio Cerqueira, Barracao y Bom Jesús sólo deben presentar el carnet que acredita la colocación de las dos dosis de la vacuna contra el Covid. Ya no deben testearse en el ingreso y se levantó la exigencia del PCR si van a permanecer menos de 24 horas en el país.

La principal atracción de los turistas brasileños es el combustible. La mayoría esquiva la estación de servicio de bandera blanca y la mayor presión se da sobre los surtidores de la estatal YPF. Esa expendedora ya quedó sin combustibles un día y es probable que la situación se repita con frecuencia porque cada vez son más los que cruzan para llenar los tanques por un precio sensiblemente superior, ya que en el vecino país la nafta premium se vende por el equivalente a $ 240 por litro. En Misiones, los brasileños la consiguen a $ 105.

En Bernardo de Irigoyen la reapertura de la frontera hizo que vuelvan las largas colas en los surtidores.

Esa enorme diferencia de precios hizo que en los últimos días la Policía Militar y la Rodoviária interceptaran automóviles que transportaban grandes cantidades de nafta y diesel en bidones. La sospecha es que provenía de las estaciones de servicio de Bernardo de Irigoyen y tenían como destino ciudades que están un poco más alejadas de la frontera.

Jorge Feldman es propietario de dos estaciones de servicio en Irigoyen, y avisora un futuro complicado. “Por ahora no son tantos los brasileños que están cruzando la frontera pero estimo que en diez o quince días vamos a tener muchos más compradores y no vamos a poder cumplir con todos porque las petroleras nos recortaron los cupos de combustibles entre un 30 y 40 por ciento”, explicó.

Hasta ahora de cada diez argentinos que recargan sus tanques hay dos o tres brasileños, porque recién esta semana hubo una flexibilización de las exigencias sanitarias por parte de las autoridades argentinas. Hoy día, el que viene de los municipios vecinos o el habitante de Irigoyen que va a Dionisio Cerqueira o Barracao, sólo debe registrar su paso por Migraciones y presentar su carnet de vacunación”, contó.

Feldman dijo que el recorte está vinculado a la falta de actualización de los precios de los combustibles. “Se puede comprar por fuera de los esquemas de distribución habituales pero a un precio de entre diez y doce pesos más por litro”.

El pedido de PCR y el testeo que se pedía de este lado de la frontera habían frenado la llegada de los compradores. Eso comenzó a revertirse y ya es habitual ver a los brasileños llenando los carritos de supermercado con vinos, aceites, artículos de perfumería y chocolates, entre otros artículos.

En Puerto Iguazú, donde la presión sobre los surtidores es mayor porque enfrente están dos ciudades grandes como Foz de Iguazú y Ciudad del Este (Paraguay). Es por eso que por momentos las expendedoras deben racionar las ventas. Y por pedido de la Cámara de Expendedores de Combustibles y Afines del Nordeste (CESANE), ya se habilitaron surtidores exclusivos para extranjeros. La medida busca beneficiar a los pobladores locales y así evitar largas esperas para llenar sus tanques.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA