Myriam Bregman: “Aunque trabajen, los pibes y las pibas de este país son pobres”

0
39
myriam-bregman:-“aunque-trabajen,-los-pibes-y-las-pibas-de-este-pais-son-pobres”

Myriam Bregman, candidata a diputada nacional por el Frente de Izquierda en la Ciudad de Buenos Aires, habló con Clarín sobre sus planes para los últimos días de la campaña electoral.

– ¿Cómo se ve el 14 de noviembre a las 11 de la noche?

-Me veo con mis compañeros y compañeras. La última vez fue con algunas restricciones, porque todavía hay que tener cuidado en los espacios cerrados. Así que esos actos que nos gustan de siempre a la izquierda tal vez sean un poco más restringidos, pero me veo rodeada de compañeros y compañeras recibiendo los resultados y espero que conquistando las bancas que estamos peleando tanto en la provincia de Jujuy, en la provincia de Buenos Aires y en la Capital Federal, los lugares donde hemos tenido buenos resultados.

-¿Cuál es el primer proyecto que buscará que se trate en el Congreso?

-Hay muchas cosas en una situación social y económica tan crítica. Hay una que a mí me preocupa particularmente, que es el tema de la violencia de género, y creo que se demostró que las políticas que se implementaron son políticas parciales, con creación de ministerios, secretarías y coordinación de programas. Han crecido muchísimo los femicidios. Me parece que hay que hacer un plan integral contra la violencia de género y que eso no puede esperar. Las demandas de las mujeres son urgentes. Es notorio que desde el “volvimos mujeres” que dijo Alberto Fernández a nombrar a Juan Manzur como jefe de Gabinete, claramente conservador y patriarcal, que obligó a una niña de 11 años a parir, hubo un giro conservador profundo.

-¿Qué propondrá respecto de la inflación, los precios y el dólar?

-El que diga que eso se puede resolver desde el Congreso no dice la verdad. Yo creo que la Argentina está atravesada por una crisis económica y que los grandes sectores económicos están aprovechando esto. Al gobierno lo ven muy débil con los poderosos, muy blandito. Es un gobierno que demostró que no enfrenta a los sectores de poder, que hizo un giro en el gabinete no solo con Manzur, sino también con Julián Domínguez, claramente para dar un guiño a los factores de poder más concentrados de la Argentina. Yo en el Congreso voy a llevar esa voz, voy a plantear las demandas, pero si vos querés hacer un control efectivo de precios, tenés que movilizar en la calle. Es el control popular de los precios. No puede ser que la CGT o las organizaciones sociales ligadas al Gobierno se movilicen para apoyar al Gobierno el 17 o el 18 de octubre. Está bien, como militante podés hacerlo, pero como alguien que tiene que defender los intereses de los trabajadores y trabajadoras, el bolsillo de los sectores populares, no lo podés hacer. La primera medida contra la inflación es que ninguna jubilación, ningún salario puede perder contra la inflación. Es proteger el bolsillo popular. Y para todo lo demás nos vamos a tener que organizar, vamos a tener que luchar porque es la manera de solucionarlo.

Myriam Bregman pasó por el ciclo Candidatos en Clarín. Foto Emmanuel Fernández

-¿Qué fortalezas reconoce en sus adversarios políticos?

– Yo creo que la política no se puede poner en términos personales. Nosotros hemos hecho un gran esfuerzo por la unidad de la izquierda y mirá, éramos varios partidos y hoy somos cuatro partidos con distintas personalidades, con distintas trayectorias políticas. Pero toda la izquierda, que es anticapitalista, socialista, hoy está unida en su gran mayoría en el Frente de Izquierda Unidad y también ahí aprendo con el resto.

-Usted ha dicho que la izquierda es víctima de la grieta ¿Cómo se termina la grieta?

-No sé, lo de la grieta es un recurso mediático. Después hay disputa electoral. Yo creo que las dos grandes coaliciones que vienen gobernando los últimos años no tienen ningún proyecto político que enamore. No pueden conquistar votos por convicción o en su gran mayoría. Hay convencidos en ambos bandos, pero ellos no pueden conquistar votos por convicción, no tienen proyectos políticos que enamoren a una juventud que ve que no tiene salida, que seguramente va a vivir peor que sus padres y dos veces peor de lo que vivieron sus abuelos, que tal vez tuvieron un empleo estable y podían acceder a una vivienda y comprarse un auto. Aún trabajando, los pibes y las pibas de este país son pobres, aún trabajando, no pueden ni siquiera pagarse un alquiler. Entonces, cuando vos no podés convencer, cuando no tenés ideas que enamoren, la grieta es muy funcional porque no te llamo a seguime por mis ideas. Pero bueno, no me digas que eso es una grieta. Eso es un recurso para ganar elecciones.

Entrevista en la Redacción de Clarin a Myriam Bregman. Fotos: Emmanuel Fernández

– ¿Hay que hacer algo con los piquetes?

– Desde el Congreso hay que garantizar el derecho a la manifestación porque es un derecho, además de legítimo, legal y constitucional. Hay que atender las demandas. Nadie corta la calle porque no tiene peluquero en el barrio. Es difícil justificar por qué no se da respuesta. Por ejemplo, en uno de los programas están cobrando la mitad de un salario mínimo y quieren que esa gente se quede en la casa, que no proteste. Lo que hay que hacer es atender las demandas sociales, la demanda de trabajadores y trabajadoras y garantizar que esté el derecho a la protesta. Como dijo (Roberto) Gargarella, es el derecho más cercano al núcleo de la Constitución.

-¿Aprobaría el uso de las pistolas Taser en las fuerzas de seguridad?

– Tengo una presentación junto con Adolfo Pérez Esquivel, Nora Cortiñas y otros organismos de derechos humanos en la Comisión Interamericana, exigiendo el no uso de las Taser a partir de que demostramos en esa causa, en ese expediente que iniciamos, que son verdaderas armas de tortura y que no evitan el uso de armas de fuego, sino que terminan siendo armas de tortura utilizadas por la policía.

-¿Qúe haría con la ley de Alquileres?

-Me parece que hay un lobby fenomenal del negocio inmobiliario. Por eso María Eugenia Vidal y otros salen a decir que hay que derogarla. Otros candidatos dicen hay que verla porque no se animan a decir otra cosa. Una de las primeras cosas que hace la dictadura apenas se hace del poder es terminar cualquier regulación del mercado inmobiliario. Yo creo que hay que abrir una discusión. Se construyen casas como manera de especular y elevan el valor del suelo, elevan el valor de la vivienda, elevan el valor de los alquileres y las familias no pueden acceder. Yo siempre digo una frase que me suena muy simbólica y es que vamos a una ciudad con casas sin gente y gente sin casas. Tenés un 35 por ciento de la población de la ciudad que alquila, que cada vez cuesta más alquilar. Alquilo hace 15 años. Imaginate lo que pasa en mi vida.

-¿Debería haber un máximo de tiempo para estar en la función pública?

-Nosotros lo planteamos en el Frente de Izquierda. Tendría que haber revocabilidad de los mandatos, porque vos tenías, no sé, un juez, ponele (Norberto) Oyarbide, o el que vos quieras de los que han quedado involucrados en todo tipo de irregularidades ¿Por qué tiene que estar in eternum? En el Congreso se puede faltar a las sesiones y su mandato no se puede tocar. Hay que cuestionar por qué no se pueden plantear nunca otras posiciones. La izquierda es una fuerza independiente y va a seguir planteando sus ideas.

-¿Por qué le cuesta tanto a la política acercarse a los jóvenes?

-No hago generalizaciones, en la política hay distintos sectores políticos y distintos intereses de clase. Pero es evidente que los partidos tradicionales tienen un problema, porque no tienen nada que ofrecerle a la juventud. Todavía está muy fresca la experiencia del gobierno macrista, que fue un ataque generalizado a la juventud, no solo de precarización, sino de represión.

-¿Está a favor de la legalización de la marihuana?

– Estoy a favor. Nicolás del Caño tiene un proyecto presentado de legalización integral y por supuesto estoy en contra de que haya presos por cultivar algo que Berni se ha dedicado a perseguir mucho.

-¿Con qué adversario se sentaría a negociar en la Cámara de Diputados y con cuál no?

-Yo he sido legisladora y doy cuenta de lo que hice siempre. Yo creo que cuando una representa las demandas de la calle, de los sectores populares, no hay problema con quién hablas. El problema es lo que defendés y qué es lo que lo que se hace. Es el problema de eso, de con quién te sentaría o no. Lo mostramos con la ley del aborto, por ejemplo: cuando vos estás segura que lo que peleás es una demanda popular, que surge de la calle, que surge de las mujeres en este caso, ahí hay que pelear para conseguir hasta el último voto. Yo creo que nuestro anclaje es eso. Vos sabés que las bancas de izquierda que se conquisten ahora no se van a cambiar, no se van a vender por un sanguchito después de las elecciones. Y eso es importante. Más que nunca.

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA