La historia de Luna, la perra callejera que adoptó Laura Esquivel: “Me ayudó mucho a bajar el vértigo del trabajo”

0
46
la-historia-de-luna,-la-perra-callejera-que-adopto-laura-esquivel:-“me-ayudo-mucho-a-bajar-el-vertigo-del-trabajo”

En una entrevista para la sección de eltrece “Mi mascota y yo”, la actriz contó cómo conoció a su mascota y cuánto influye en su vida.

Laura Esquivel empezó a trabajar cuando era una nena, fue parte del súper éxito Patito Feo y, desde entonces, vivió el vértigo de las giras, las grabaciones y las temporadas de teatro. Su trabajo nunca paró, pero encontró otro ritmo. El paso del tiempo también trajo otros cambios: creció, dejó las casas de sus padres y se mudó con su novio Facundo Cedeira. A la pareja, se sumó Luna, una mestiza que adoptó en refugio.

“La conocí cuando tenía dos años aproximadamente. Creo que fue mamá, pero esa etapa de su vida no la conozco”, cuenta la actriz en diálogo con la sección “Mi mascota y yo” de eltrece.

Lee también: Las mascotas de los famosos: cómo los ayudaron a pasar la cuarentena.

Si bien se suele decir que los perros se parecen a sus dueños, la historia de Laura y Luna parece desmentir esa creencia: “Creo que yo me fui pareciendo a ella. Luna tiene una energía muy positiva, tranquila y me ayudó mucho a bajar el vértigo del trabajo”.

Laura Esquivel, con su perra Luna (Foto: captura eltrece).

Haber bajado las revoluciones no significa exclusivamente un ritmo más pausado, menos teñido de ansiedades. De hecho, esta etapa la encuentra con varias cosas entre manos: su carrera musical, (con novedades enfocadas a encontrar su propio estilo), sus estudios (sí, un día será la “Licenciada en Fonoaudiología Laura Esquivel), sus clases y su trabajo como actriz en la serie Sueño Bendito sobre Diego Maradona. Allí, Laura se convirtió en la joven Claudia Villafañe cuando comenzó la historia de amor.

Mientras charlamos y caminos por la plaza, Luna juega con otros perros, huele, circula pero todo a su ritmo, según su vibra casi zen. La nota transcurre con la calma que caracteriza a la perra, que ya tiene su propio perfil de Instagram.

Confieso que pensé que esta era su primera nota, sin embargo, Luna tiene un antecedente televisivo. “Hacía unas dos semanas que la había adoptado cuando nos invitaron al programa de Guido Kazca en eltrece. Compitió en la pileta y ¡ganó! Recibió un televisor y plata, así que llegó a casa e hizo su aporte”, recuerda Laura con una sonrisa.

Sin dudas, su mayor aporte fue haber llevado serenidad y ese amor incondicional que los perros son capaces de sentir.