Mayar Sherif, la egipcia que se enamoró del tenis y rompió todas las barreras para mezclarse en la elite

0
50
mayar-sherif,-la-egipcia-que-se-enamoro-del-tenis-y-rompio-todas-las-barreras-para-mezclarse-en-la-elite

Mayar Sherif es un claro ejemplo de que con trabajo duro, mucha perseverancia y una gran pasión por lo que uno hace, no hay obstáculo imposible de superar. La egipcia, máxima favorita del Argentina Open que se disputa en el Buenos Aires Lawn Tennis, creció en un país con pocas canchas y pocos entrenadores de tenis y sin un sistema que la apoyara; pero se fue abriendo camino y en este 2021, está viviendo la mejor temporada de su carrera. 

En febrero, hizo historia en el Abierto de Australia al convertirse en la primera jugadora de Egipto en ganar un partido en un Grand Slam (llegó a segunda ronda), en agosto alcanzó su primera final WTA en Cluj-Napoca (Rumania) y se metió por primera vez en el top 100; y en septiembre, conquistó su primer título en Karlsruhe (Alemania). Hoy, a los 25 años y desde el 64° escalón del ranking, disfruta el frutos de tantos años de esfuerzo, pero no se olvida de sus comienzos y sueña con impulsar un cambio para las próximas generaciones de jugadores africanos.

“Jugar al tenis en Egipto fue difícil porque las condiciones que tenemos allá no son las mismas que hay en Europa o en América, donde por donde mires hay buenas canchas de polvo de ladrillo, de cemento… En mi país no es fácil encontrar una buena cancha. La mayoría son de polvo de ladrillo, recién ahora están apareciendo algunas duras. Pero no hay ni una indoor ni de césped, ni siquiera artificial. También es complicado encontrar entrenadores. Yo cuando era chica tenía más de una hora de viaje desde mi casa hasta el club. Era agotador, pero amaba el tenis”, relató en el comienzo de su charla con Clarín en el BALTC, donde este jueves avanzó a los cuartos de final tras vencer a Katharina Gerlach por  6-3 y 6-2.

¡Mayar Sherif 🇪🇬 avanzó a 8vos. de final tras un partidazo!

En un maratónico encuentro de 2h 42m venció a Andrea Lázaro García 🇪🇸 por 6-4 3-6 7-6 (2) y se metió entre las mejores 16 del #ArgOpenWTA 🏆 pic.twitter.com/Vew2QGt5QR

— Argentina Open (@ArgentinaOpen) November 2, 2021

Sherif y sus hermanas empezaron a practicar tenis motivadas por sus padres..Mayar enseguida se enamoró del deporte y no dejaba pasar oportunidad para tomar la raqueta y golpear la pelotita.

“Jugaba con mis hermanas, sin entrenadores. Íbamos a cualquier cancha y empezábamos a pelotear, jugábamos con los ball boys, con cualquier persona. Pasábamos horas en el club, disfrutando”, recordó quien tras superar el debut en Buenos Aires enfrentará en segunda ronda a la alemana Katharina Gerlach (243°).

Esa pasión se transformó en un deseo de llegar al máximo nivel. Pero para lograrlo, tuvo que tomar una decisión difícil: dejar su hogar y su familia y mudarse a España para prepararse, primero, en la academia que Juan Carlos Ferrero en Alicante, y luego, en la Escuela del Club de Campo Elche, donde hoy sigue haciendo base.

“Fue muy duro. Disfrutaba cuando estaba en la cancha y cuando entrenaba. Tenía muchas ganas de hacer algo grande para mi país y de romper barreras. Pero afuera de la cancha, me sentía muy sola. Igual, esa experiencia me dio mucho. Me hizo muy fuerte mentalmente, aprendí disciplina y conocí a mi entrenador, Justo González Martínez, con quien sigo trabajando”, contó.

Sherif enfrentará en segunda ronda del Argentina Open a la alemana Katharina Gerlach. Foto Prensa Argentina Open

En sus últimos años como junior, los costos de una carrera que iba en ascenso -llegó a estar 47ª en el ranking mundial de esa categoría en 2012 y a principios de 2013, con solo 16 años, ganó su primer Future- y la falta de apoyo económico la hicieron apostar por un camino diferente al que había soñado: el tenis universitario de Estados Unidos.

“No tuve opción. No tenía dinero y nadie apostaba por mí, ¿cómo iba a seguir viajando? No podía seguir gastando la plata de mi familia y no tenía sponsors. La mejor opción era ir a la universidad. Era lo único que tenía sentido”, explicó.

Y agregó: “En esos años crecí más como persona que como tenista. Mejoré mi competitividad, aprendí a manejar el estrés y las presiones y a cómo jugar en equipo. Es una experiencia que nunca habría vivido en el circuito”.

“Quiero hacer crecer el tenis en Egipto”, afirmó Sherif en el Argentina Open. Foto Prensa Argentina Open

En 2018, se graduó con una título en Medicina Deportiva en la Universidad de Pepperdine, Florida. Con el diploma en la mano, se dio cuenta que su sueño de ser profesional no se había apagado. Entonces, contactó otra vez a González Martínez y empezó a trabajar para cumplirlo.

Los primeros meses no fueron sencillos. Sin el respaldo del sistema universitario, se vio otra vez sola ante la obligación de ganar para asegurar su futuro. Pero con el apoyo de su familia y su entrenador -“Él creyó en mí, vio lo que podía lograr como jugadora y hasta me ayudó económicamente”, comentó-, el ascenso fue muy rápido.

En enero de 2019 estaba 500ª en el ranking. Para fines de ese año, tras haber conquistado seis títulos del tour profesional de la ITF, se había metido en el top 200. La poca actividad de 2020 por la pandemia no la detuvo: ganó otros dos trofeos en ese circuito, jugó su primer WTA, en Praga, debutó en un Grand Slam en Roland Garros, tras superar la qualy, convirtiéndose en la primera egipcia en llegar al cuadro principal de un Major, y finalizó en el 128° escalón del ranking. Y en este 2021 continuó sumando logros.

“Tenía mucha hambre y motivación para hacerlo, porque sabía que era mi única chance. Pero creo que si no hubiera ascendido tan rápido, no habría sobrevivido”, aseguró.

Sherif tiene hoy un gran respaldo. Entre sus sponsors se cuentan la compañía de telefonía Vodafone, el Banco Nacional de Egipto, la financiera Allianz y Peugeot. Ella sabe que es un caso atípico y quiere aprovechar su fama para que las próximas generaciones de jugadores egipcios y africanos no tengan que luchar como lo hizo ella.

“Es lindo romper barreras, como hice en Australia, pero quiero hacer más. Sueño con que en mi país pase algo como lo que está pasando hoy en Argentina: tener un torneo WTA. Se lo dije a mi entrenador el otro día. La WTA siempre piensan en llevar torneos a América y Europa, a las giras asiática y oceánica y hasta Sudamérica. Pero, ¿por qué no una gira africana para que las jugadoras vean que no están tan lejos?”, reflexionó.

“Siempre veo que los países que organizan los grandes torneos se intercambian wild cards para sus jugadoras. Pero esas jugadoras tiene todo para llegar. ¿Por qué en lugar de darle una wild card a una junior, que tal vez ni está preparada para jugar en ese nivel, no se la dan a las mejores sudamericanas o africanas, que están luchando hace tanto. Nosotros nunca tenemos esas oportunidades. No es justo”, aseguró.

Y se propuso: “Quiero hacer crecer el tenis en Egipto, que haya más torneos importantes. Ahora tenemos Futures casi todas las semanas, pero es solo el primer paso. Nunca recibimos un WTA. Y el potencial del tenis egipcio es enorme. Las jugadoras son fuertes mentalmente. Hay talento y condición atlética. Pero no oportunidades. Yo quiero cambiar eso”.

En lo personal, su objetivo es más modesto: “Seguir mejorando mi tenis siempre, pero sin apurarme. Tengo que tomarme mi tiempo. No tengo el nivel para saltar al top 10 en un año, pero puedo ir avanzando rápido, como hice en los últimos años. Así que tengo que mantener los pies sobre la tierra, tratar de mejorar cada día y los resultados llegarán”.

De Salah a Del Potro

Sherif sabe que tiene aún mucho por crecer y aprender. Por eso no duda en mirar a otros referentes del tenis y el deporte africano, que la motivan y la ayudan a seguir luchando.

“Miro a Ons (Jabeur, tunecina que llegó a fines de octubre al top 10 del ranking) y pienso que quiero alcanzarla. Quiero hacer lo que ella hizo y más. Siempre me está empujando, motivando a hace más. Y yo quiero generar lo mismo en las próximas jóvenes generaciones”, recordó.

Nadia Podoroska y Mayar Sherif, tras un entrenamiento a fines de febrero. Foto Instagram @mayarsherif_1

La egipcia tiene además una relación especial con su compatriota Mohamed Salah, jugador de Liverpool. Se conocieron vía internet, por iniciativa de Vodafone, en la previa del debut de la tenista en Australia este año, y desde entonces siguen en contacto.

“Es uno de los mejores jugadores de fútbol del mundo, tiene la atención de todos y mucho poder como atleta, pero es una persona muy humilde. No tenemos una amistad muy cercana, pero sí lo suficiente como para que si necesito un consejo sobre el deporte y mi carrera, le puedo escribir. Es muy lindo saber que él está siempre”, relató.

Mayar habla español fluido, gracias a sus años en España, pero no conoce mucho sobre Argentina ni del tenis nacional. Aunque tiene una gran relación con Nadia Podoroska, con quien comparte entrenamientos seguido en Alicante, y una gran admiración por Juan Martín Del Potro

“Me encanta Del Potro. Es todo lo que conozco del tenis argentino”, comentó entre risas. “Soy una gran fanática. Me acuerdo ver la final que ganó en el US Open. Es un grandísimo jugador, solo que tuvo mala suerte con las lesiones”. 

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA