Una pyme local comienza a ensamblar camionetas chinas en La Plata

0
51
una-pyme-local-comienza-a-ensamblar-camionetas-chinas-en-la-plata

Un predio que funcionó como depósito, a diez cuadras del Estadio Único de La Plata, pasará a ser a partir de marzo una nueva terminal automotriz, la única que pertenece a dueños argentinos: desde la nueva fábrica emplazada sobre la calle 517, el grupo concesionario Ralitor tiene previsto poner en marcha la línea de ensamblaje de una camioneta china, la Shineray T30, con un ritmo inicial de 300 unidades por año.

“Es un proyecto pequeño para este tipo de sector, con una inversión en inmueble y máquinas de cinco millones de dólares“, dijo Fernando Marino, uno de los socios de la iniciativa.

Las terminales radicadas en el país, todas multinacionales, tienen un ritmo de producción que va de algunas decenas a cientos de vehículos por día. El de Ralitor es a una escala más artesanal, explicó Marino: “Los chinos no pusieron un peso, pero tuvieron mucha paciencia con nosotros para adaptar una línea de ensamblaje súper larga, con un montón de puestos de tareas, a otra mucho más limitada como la nuestra, que va a tener 44 operarios“, dijo. 

Unidades a medio hacer de la pick up china Shineray T30.

La Shineray T30 es un modelo de automotriz Brilliance Shineray Chongqing Automobile, de la República Popular China. Desde 2004, Ralitor es importador de marcas de ese país. Actualmente trae modelos de Brilliance Shineray y también camiones marca Dfm (de la automotriz Dongfeng), y camiones livianos JMC (de Jianxgxi Jiangling Motors).

“El proyecto de fabricación local tiene muchos años, tramitamos nuestra autorización para funcionar como terminal automotriz ante la Secretaría de Industria en enero de 2012 y la aprobación recién salió en enero de 2017“, dijo Marino a Clarín, durante una conversación telefónica. Contó que estaba saliendo de una reunión en la autopartista Wobron Iar Metal, a la cual le comprarán los embragues para la camioneta.

“Éste es un vehículo 100% utilitario, sin las prestaciones que tienen otras marcas. Tiene una caja de carga plana, que se puede abrir tanto de frente como a los costados. A nosotros nos dicen que nuestra camioneta es como el Rastrojero de este siglo. Ojalá que termine teniendo esa aceptación”, agregó el empresario.

Las primeras unidades ya están siendo ensambladas, como vehículos de prueba. A comienzos de diciembre harán un corte de cinta y comenzarán una producción tipo “pre-serie”, para realizar pruebas de ruta de 10.000 kilómetros. “La producción en serie será a partir de marzo“, dijo Marino. Además de los embragues Wobron, el nuevo modelo saldrá al mercado con neumáticos Fate, baterías Willard y parabrisas Cristem, entre otros.

De 69 años, Marino comenzó como concesionario en los años 70, como representante de la marca Fiat en Las Flores. En 2004 se asoció con un amigo, Rubén Robert, quien era desarrollador inmobiliario en La Plata. En 2010 encararon su primer proyecto de fabricación automotriz: fue también un utilitario chino, el camión Dfm, que ensamblaron durante cinco años a pedido en la fábrica uruguaya Nordex, en Montevideo (actualmente propiedad del ex titular de Renault, Manuel Antelo). “Fueron unas 800 unidades que nos produjeron a fasón, con autopartes importadas desde China y otras que comprábamos y exportábamos desde Argentina“.

Fernando Marino y Ruben Robert (fallecido este año), los socios fundadores de Ralitor.

Robert, su socio, falleció hace tres meses. “Su familia está involucrada en este proyecto, que es cualquier cosa menos financiero: nosotros lo que queríamos era hacer vehículos. Y por supuesto, poder tener 300 unidades de esta camioneta nos suma para abastecer a nuestras concesionarias”, agregó Marino.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA