El lado más oscuro de Hollywood: desde 1990 al menos 44 personas murieron durante un rodaje

0
39
el-lado-mas-oscuro-de-hollywood:-desde-1990-al-menos-44-personas-murieron-durante-un-rodaje

Después del trágico accidente de “Rust”, el foco está puesto en las negligencias y la precariedad que atraviesan a muchos sets. Un recorrido por las situaciones que marcaron a la industria en materia de seguridad.

Los rodajes de “Rust”, “Deadpool 2” y “Resident Evil: El Capítulo Final” estuvieron atravesados por tragedias en un set. (Foto: Santa Fe New Mexican / Fox / Impact Pictures (RE6))

Todo es posible en el cine. Cuando las luces se apagan, la suspensión de la incredulidad se enciende. El espectador acepta las situaciones que se presentan antes sus ojos de principio a fin. Magia, le dicen. Pero esa fantasía se construye con el esfuerzo de especialistas que muchas veces corren riesgos reales en beneficio de la ficción. Un peligro que se potencia cuando las condiciones laborales no son las adecuadas, tal como dejó en claro la tragedia que ocurrió en el set de Rust.

Lamentablemente no es la primera vez que una fatalidad semejante sacude Hollywood. Hubo un antes y después en la industria cuando tres personas murieron y seis resultaron heridas por la caída de un helicóptero durante el rodaje de La Dimensión Desconocida en 1982; el equipo de producción fue declarado responsable porque se descubrieron varias infracciones en materia de seguridad.

Lee también. Una muerte real en plena ficción: la historia de Brandon Lee que antecedió al accidente de Alec Baldwin

La última foto de Halyna Hutchins. Fue compartida por Serge Svetnoy, jefe de electricistas en “Rust”. (Foto: Instagram / Serge.Svetnoy)

Cómo nació el Programa de Prevención de Lesiones y Enfermedades en Hollywood

Viendo todas las demandas civiles en su contra -sobre todo por violar las leyes de trabajo infantil- desde Warner Bros impulsaron varios cambios. Esta revolución fue gestionada por Jhon Silvia, vicepresidente de la compañía, que convocó a un comité para que se debatieran los estándares de cómo se debía trabajar a la hora de rodar disparos, vehículos, humo y pirotecnia.

El resultado de esos debates fue el Programa de Prevención de Lesiones y Enfermedades, una especie de manual de seguridad que les fue compartido a todos los empleados de las compañías cinematográficos. Y aunque ese material se someta a distintos cambios cuando un incidente cobra relevancia en los medios, nada parece suficiente: hay muchos grises por temor a que las demandas por negligencia se apoderen de Hollywood.

Números que estremecen: muertos y heridos de gravedad durante un rodaje

Las muertes más resonantes posteriores al manual de prevención fueron las del veterano piloto Art Scholl, que se estrelló a bordo de su avión cuando filmaba una escena de Top Gun; el especialista Reid Rendell, que murió en un accidente de helicóptero en el set de Airwolf; mientras que Brandon Lee y Jon-Erik Hexum fueron asesinados por armas cargadas con balas de fogueo.

Desde 1990 al menos 44 personas han muerto en rodajes en Estados Unidos y más de 150 han sido heridas de gravedad.

Algunas consecuencias son escabrosas como la tetraplejia con la que ahora convive David Holme, el doble de Daniel Radcliffe en Harry Potter y las Reliquias de la Muerte – Parte 1 o el daño cerebral permanente que padece Gabriela Cédillo después de un truco fallido en Transformers: El Lado Oscuro de la Luna.

No hace falta retroceder mucho en el tiempo para detectar un llamado de atención previo a que Alec Baldwin matara accidentalmente a la directora de fotografía Halyna Hutchins. Varias “desgracias” encendieron las alarmas y dejaron en evidencia que no se trataba exclusivamente de una “racha negativa”.

De un film de Cecil B. DeMille a “Deadpool 2″: los antecedentes trágicos al accidente fatal en el set de “Rust”

Las muertes relacionadas con armas se remontan a los inicios del séptimo arte. El caso más emblemático fue el balazo en la cabeza que recibió Charles Chandler en 1915 cuando filmaba The Captive, de Cecil B. DeMille, y unos soldados dispararon a una puerta con munición real para darle más realismo a la escena. Pero no hace falta irse tan lejos: algunas superproducciones recientes estuvieron atravesadas por noticias lamentables.

Mucho más cerca en el tiempo, un técnico de efectos especiales murió cuando se estrelló con su auto contra un árbol durante un testeo para una escena de Batman: El caballero de la noche.

No solo se debe a las exigencias físicas sobre los especialistas sino también a una serie de atenuantes que deberían ser erradicados: estructuras flojas, utilización de superficies sin estudios previos, el lujo de la improvisación y muchísimo apuro para abaratar costos. Si eso se mezcla con un poco de desdicha, ya no hay vuelta atrás.

En ese sentido, dos situaciones muy angustiantes atravesaron el rodaje de Resident Evil: Capítulo Final: a Olivia Jackson, doble de acción de Milla Jovovich, tuvieron que amputarle un brazo después de un accidente a bordo de una moto; mientras que el especialista Ricardo Cornelius murió en el mismo set cuando fue aplastado por una camioneta Hummer.

Tragedia en “Deadpool 2” La especialista hizo el truco 4 veces pero la quinta vez falló. (Foto: Archivo)

Uno de los casos más resonantes fue la muerte de la doble de acción Joi SJ Harris en una escena de Deadpool 2. La especialista tenía que bajar unas escalares a bordo de una moto, pero perdió el control y chocó contra un edificio. Una situación que abrió un fuerte debate en las redes sociales: a pesar de que se pierde realismo, ¿no deberían las escenas más riesgosas ser hechas siempre con efectos por computadora?

El panorama no es alentador a corto ni a largo plazo. En la mayoría de los casos, los dobles de acción tienen contratos que incluyen varios puntos en los que los estudios aclaran de antemano que no se harán cargo de un accidente o una muerte. Incluso, el resarcimiento económico a las víctimas o a sus familiares, por más alto que fuese, parece ser un gasto menor para las compañías. El show debe continuar.