La inseguridad nunca fue una prioridad en la agenda del Gobierno

0
37
la-inseguridad-nunca-fue-una-prioridad-en-la-agenda-del-gobierno

“El delito es el tema que más nos preocupa”, aseguraba Alberto Fernández hace poco más de un año, acompañado en un ceremonioso acto por el gobernador Axel Kicillof junto a su ministro estrella Sergio Berni.

La puesta en escena era la de un gran anuncio, con un gran nombre: el Programa de Fortalecimiento de Seguridad para el Conurbano. Se invertirían $38 mil millones en equipamiento, móviles policiales, cárceles, paradas de colectivos seguras.

Aquél 4 de setiembre de 2020, la falsa promesa se completaba con la verborragia del mismo Berni que este domingo era increpado por los vecinos de Ramos Mejía, La Matanza, por un asesinato más: “Por primera vez se va a tener una política de Estado en conjunto sobre seguridad”, vociferó. No había nada de eso.

Esto de ninguna manera es un plan de seguridad ni un plan integral, sino una receta de lo que nunca funcionó”, afirmaba a Clarín el especialista en Ciencias Penales y Criminología, Claudio Stampalija. Y así ocurrió.

Aquél plan vacío se transformó en una disputa entre Berni y los intendentes por el manejo de $11 mil millones. Los fondos para comprar patrulleros demoraron cuatro meses -de agosto a diciembre- y la discusión se enfrascó porque el funcionario bonaerense pretendía que los móviles no se los adueñara el municipio y quedaran para la policía provincial.

“Berni quería que el equipamiento de comunicación de los móviles fuera de una empresa determinada, pero que valía 6 mil dolares contra 900, por eso nosotros rechazamos hacer esa transacción”, señala un intendente.

Alberto Fernández presentaba el supuesto plan de Seguridad en Olivos, en setiembre 2020.

En cuanto a las paradas seguras, con un botón de alarma para las víctimas de los delincuentes, no prosperó. Si bien en algunos municipios se instalaron, otros no las aceptaron.No hay una cantidad de patrulleros que respondan cuando alguien aprieta ese botón. Entonces termina siendo la peor solución, porque la persona cree que un móvil la va a auxiliar y no es así”, explica un funcionario de un municipio opositor.

Lo inverosímil es la posición de Kicillof, que se ubica en el lugar de relator de los hechos y no se responsabiliza de la ola de delitos: “la situación obviamente de la inseguridad hace mucho tiempo que es crítica, hace muchísimo tiempo”, dijo. ¿Entonces hay que naturalizarla?

Desde el retorno a la democracia, 38 años, el peronismo gobernó durante 30 años, excepto las gestiones del radical Alejandro Armendáriz y de la macrista María Eugenia Vidal. A lo que debe sumarse que La Matanza, siempre estuvo gobernada por el peronismo/menemismo/kirchnerismo. De hecho la vicegobernadora, Verónica Magario, fue intendente durante cuatro años y Fernando Espinoza lleva 12 años en el cargo.

Alberto Fernández, Cristina Kirchner y Kicillof evitan cualquier responsabilidad. De alguna manera, con su inacción admiten que la inseguridad no es una prioridad, ni para la provincia ni para la Nación ni para el municipio de La Matanza.

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA