La caída del Muro de Berlín: cuáles fueron las consecuencias y qué significó

0
56
la-caida-del-muro-de-berlin:-cuales-fueron-las-consecuencias-y-que-significo

La policía sorprendió a los vecinos de Berlín Oriental el domingo 13 de agosto de 1961 al colocar rollos de alambre de púa en calles, parques y otros lugares. El gobierno ponía límites tangibles, necesarios, para frenar la emigración hacia Berlín Occidental.

Es decir, la huida de un país de partido único, persecución política y economía planificada, la República Democrática Alemana (RDA), hacia otro libre y próspero, la República Federal Alemana (RFA).

Desde 1949 Alemania estaba dividida en dos Estados. Berlín era la capital de la República Democrática pero también estaba dividida ya que el oeste (las zonas controladas por Estados Unidos, Francia y el Reino Unido tras la Segunda Guerra Mundial) era un enclave de la República Federal. Los alambres de púa dieron origen a una muralla de cemento y hormigón cuyo fin iba a cambiar el mundo.

Cuándo fue la caída del Muro y que la originó

1961. Comienza la construcción del Muro en calle Bernauer, Berlín. EFE/STR

El Muro de Berlín era un cinturón casi inexpugnable, formado por dos paredones paralelos coronados por torres de vigilancia, alambres electrificados, y separado por una zanja. Se extendía por 43 kilómetros a lo largo de la ciudad, con ocho pasos fronterizos. Cruzarlo de manera ilegal era peligroso: se cree que intentaron cruzarlo unas 5.000 personas, de las cuales 3.000 fueron detenidas y otras 262 murieron acribilladas.

Esta muralla, vigilada por unos 14.000 policías y soldados, comenzó a ser derribada en una sola noche: el 9 de noviembre de 1989. Entonces, el portavoz del gobierno de la RDA, Günter Schabowski, anunció que era inminente el levantamiento de las restricciones de viaje para los ciudadanos del país.

Cuando le preguntaron qué tan inminente sería, respondió “de inmediato”. A las pocas horas, miles de alemanes que estaban del lado de influencia soviética, comenzaron a cruzar hacia Berlín Occidental por el paso de Bornholmer.

Ante la mirada atónita de los policías, una marea humana cruzó hacia la RFA, donde fue bienvenida en medio de aplausos, vítores, música y brindis con champán. Se entiende: más allá de los símbolos de la libertad, muchos amigos o familiares habían quedado del otro lado de la ciudad sin poder volver durante 28 años.

Esa noche del 9 de noviembre de 1989, a golpes de martillos y mazas, la gente también abrió boquetes en el Muro que, de esta manera, comenzó a extinguirse. Hoy, solo queda 1,3 kilómetro, a modo conmemorativo.

1986. La vista general de Berlín muestra la franja dek Muro que la dividía.

Las consecuencias de la caída

La decisión del gobierno de la RDA de permitir la salida de sus ciudadanos era consecuencia de los cambios ocurridos en el bloque soviético desde 1985. Ese año, Mijaíl Gorbachov asumió como secretario general del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS).

Sus políticas de Glasnot (transparencia) y Perestroika (reconstrucción) ablandaron el férreo sistema político de la URSS y de sus “satélites”. En la RDA, los acontecimientos fueron vertiginosos.

El 7 de octubre de 1989, el líder de la RDA, Erich Honecker, presidió un gran desfile militar para celebrar los 40 años del país. Gorbachov había viajado a Berlín y le pidió que flexibilizara sus políticas, pero Honecker se negó.

Dos días después, comenzaron grandes manifestaciones para pedir mayores libertades. Primero en Leipzig y luego en Berlín, donde medio millón de personas protestaron al grito de “¡Somos el pueblo!”, el 4 de noviembre.

El lider de la Unión Soviética Mijaíl Gorbachov, clave en la caída.

Para entonces, Honecker, partidario de la “mano de hierro”, había sido reemplazado por Egon Krenz. Este, según reconoció, vivió la “peor noche de su vida” cuando cayó el Muro. Luego viajó a Moscú, donde Gorbachov le aseguró que la reunificación alemana aún “no estaba en la agenda”. Pero la situación era insostenible y el propio Krenz tuvo que renunciar antes de fin de año.

Qué significó para el mundo la caída del Muro 

Mientras los cambios se sucedían en el bloque del Este (Checoslovaquia vivió su Revolución de Terciopelo en diciembre de 1989), Krenz presidía los últimos días de la República Democrática.

El canciller de la República Federal, Helmut Kohl, logró que la URSS retirara los 350.000 soldados apostados en Alemania Oriental.

9 de noviembre de 1989. La gente pasa por los puestos fronterizos de Berlín.

En pocos meses, los productos de Occidente comenzaron a inundar los comercios de Alemania Oriental. Otro símbolo de que una era llegaba a su fin. El 3 de octubre de 1990 se concretó la reunificación de Alemania y poco después Berlín volvió a ser la capital de todo el país.

Para el mundo, el Muro de Berlín marcaba el límite entre la libertad y la opresión. Por algo, el presidente estadounidense Ronald Reagan le había pedido en su momento a Gorbachov que lo derribara de una vez.

La caída del Muro marcó el final de la Guerra Fría y anticipó el colapso del mundo soviético. Entre 1990 y 1991, los países que formaban la Unión Soviética comenzaron a independizarse. De esta manera, en diciembre de 1991, la URSS dejó de existir.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA