Crece la tensión Axel Kicillof-Máximo Kirchner, candidatos en “Modo Avión” y el “infiltrado” Javier Milei

0
45
crece-la-tension-axel-kicillof-maximo-kirchner,-candidatos-en-“modo-avion”-y-el-“infiltrado”-javier-milei

Sin señal

Fuera del área de cobertura… Así se encuentran los principales candidatos del Frente de Todos, en medio de los “disparos en los pies” que vienen descerrajando tanto el Gobierno como las principales figuras del oficialismo, camino a las elecciones del próximo domingo. Por eso, no sorprendió la frase que, en voz baja, soltó uno de los principales candidatos: “No hablo, estoy en Modo Avión”, dijo, en referencia al acceso rápido de los teléfonos inteligentes que hace que no se pueda enviar ni recibir mensajes de WhatsApp o llamadas ni navegar por Internet. Es que desde las disputas internas de la alianza gobernante hasta el suceso del asesinato del kiosquero Roberto Sabo, dejaron sin discurso posible -principalmente- a Victoria Tolosa Paz y a Leandro Santoro, los postulantes del FDT en provincia y ciudad de Buenos Aires, respectivamente.

Victoria Tolosa Paz y Leandro Santoro

Quienes saltearon ese inconveniente, fieles a su estilo, han sido los gobernadores peronistas pues han provincializado su campaña para despegarse de las desavenencias nacionales. Donde no han podido lograr eso es en la provincia de Buenos Aires. No solo porque la provincia mayor es un distrito de resonancia de los casos nacionales sino porque la disputas internas siguen a tambor batiente, para usar una frase vintage. Las críticas a la administración de Axel Kicillof ya son pronunciadas por los dirigentes de La Cámpora sin pudor alguno: sea en una reunión cerrada o abierta, las facturas a la gestión del gobernador bonaerense surgen de voces camporistas sin temor a que se amplifiquen. Las mismas alcanzan a Sergio Berni, el locuaz médico y militar quien está en duda para continuar en el gobierno provincial después del 14 de noviembre. “¿Dónde va a ir? se quedará acá y será nuestro Milei”, razona un curtido dirigente peronista bonaerense. De todos modos, la desolación alcanza a “todes” en el oficialismo pues nadie cree que Cristina Kirchner se muestre proactiva con su fuerza política: la vicepresidenta se quedará en silencio, amparada en los consejos médicos tras su operación en el Sanatorio Otamendi y se mostrará, en principio lejana a las discusiones furibundas que se desatarán en el seno del Gobierno tras el 14N…

Axel Kicillof, Martín Insaurralde, Santiago Cafiero, Gabriel Katopodis y Máximo Kirchner. Otros tiempos

A la guardia

Quien quedó averiado, pero no por las internas políticas, es Javier Gerardo Milei, el candidato estrella de la elección porteña. Y le sucedió en su estadía en La Rioja, a donde viajó este martes por la invitación de su amigo Martín Menem, hijo del ex senador nacional Eduardo Menem. Es que a Milei tuvieron que infiltrarlo ¡7 veces! durante su paso por la provincia del noroeste argentino. Dos de esas inyecciones en la columna se las debieron dar en la previa del acto riojano porque se sentía dolorido. “El cuerpo parecía una banana”, contó uno de los que escuchó quejarse al libertario

Terminado el acto, le aplicaron cinco más en la zona dorsal porque no había forma de parar el dolor. Cerca del economista decían que quedó así tras el acto de su fuerza “La Libertad Avanza” en el Parque Lezama, donde el verborrágico candidato bailó pogo en el escenario, al ritmo de “Se viene” de La Bersuit.

De todos modos, Milei habló ante mucha gente de La Rioja convocada por el joven Martín Menem, quien denunció al gobierno provincial del peronista Ricardo Quintela de amedrentar a quienes querían acercarse al acto y de que los empleados públicos eran advertidos de que podrían  el trabajo si participaban. Otra vez la cassssta…

Javier Milei en un acto en La Rioja con Martín Menem

Orden PRO

En tanto, en Juntos por el Cambio un poco de orden se logró en la lista porteña. Varios dirigentes de ese espacio consideran que la calma se logró tras el debate de candidatos realizado por el programa “A dos voces” de TN. Antes de las PASO, algunos (y algunas) habían mostrado algún “pero” a la idea de que María Eugenia Vidal fuera la cabeza de lista en la Ciudad de Buenos Aires. Pero el debate puso sobre la mesa el oficio y relieve político de Vidal, quien fuera -además de gobernadora bonaerense- también vicejefa de Gobierno porteña y antes, ministra de Desarrollo Social en el primer mandato de Mauricio Macri, cuando fue la crítica toma del Parque Indoamericano, en Villa Lugano.

También aportó paz en la coalición opositora el rol que ocupó Martín Tetaz, una verdadera revelación para muchos. Un ejemplo de eso sucedió esta semana, cuando JxC cerró la campaña en el sur porteño. Cuando le tocó el turno de hablar al periodista económico, se puso a dialogar con la gente que se asomaba de los monoblocks de Lugano, sin recibir ninguna crítica ni reproche en ese populoso barrio de la Ciudad. Ahora,  es hora de votar…

María Eugenia Vidal, con Sandra Pitta, Ricardo López Murphy y Martín Tetaz.

Egos opositores

Lo que no fue demasiado destacable fue la disputa por las sillas en el cierre porteño de Juntos por el Cambio que este miércoles se llevó a cabo junto a la Floralis Genérica, a metros de la Facultad de Derecho. Es que en la previa del cierre donde hablaron Tetaz, Vidal y Larreta, varios y varias dirigentes opositores estuvieron muy preocupados (pero MUY) por dónde iban a ser ubicados. Nadie quería perderse una buena ubicación, que los mostrara en la transmisión televisiva y que les permitiera estar en el radio de acción de las tomas que incluirían a la candidata Vidal, al jefe de Gobierno Larreta, a la presidenta del PRO Patricia Bullrich y al ex presidente Mauricio Macri, quien se llevaba la mayor cantidad de pedidos de selfies. Gente grande…

El expresidente Mauricio Macri participa en el cierre de campaña de Juntos por el Cambio Foto EFE

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA