El kirchnerismo quiere evitar la pérdida de bancas en su bastión bonaerense

0
36
el-kirchnerismo-quiere-evitar-la-perdida-de-bancas-en-su-bastion-bonaerense

En el principal distrito del país se ponen en juego 35 bancas de diputados nacionales. Representan el 27,5% del total de bancas que se renovarán en la Cámara y podrían ser decisivas para el nuevo equilibrio parlamentario.

Las boletas de Diego Santilli y de Facundo Manes sumaron el 37,3% en las primarias, con 4 puntos de ventaja sobre la del FdT. El desafío para la fuerza opositora es consolidar la ventaja y mantener los votos del neurocientífico radical, quien pretende mantener su perfil propio.

El espacio pone en juego 14 bancas, pero aspira a conseguir más escaños, que podrían ser definitorios para cambiar el esquema poder en Diputados. El ex vicejefe de Gobierno porteño pretende perfilarse como candidato a la Gobernación en 2023 y Manes no descarta una candidatura presidencial.

El Frente de Todos, convulsionado por las internas buscará dar vuelta la elección y conseguir una victoria que -en elecciones intermedias- le es esquiva desde 2005. Con Victoria Tolosa Paz, el oficialismo intentará acercarse a las 17 bancas que sumó en 2017, cuando compitió en tres frentes. Si se repite el resultado de septiembre, no lo logrará.

Para revertir el resultado, el oficialismo busca estirar la diferencia en su bastión, la Tercera Sección, sur del GBA. También pretende recuperar terreno en la Primera (norte del GBA). Confía en los intendentes, que se involucraron más de cara a la general.

Allí talló la mano del ministro coordinador bonaerense, Martín Insaurralde, ungido tras la reestructuración del gabinete de Axel Kicillof, por instrucción de Cristina Kirchner. La vicepresidenta, con la excepción de su participación en el acto de cierre en Merlo, mantuvo un perfil bajo.

El foco del oficialismo está puesto en pescar más electores en la mayor afluencia de votantes que se espera en comparación a las PASO. La participación en las primarias fue la más baja que se recuerde. Aunque en 2019 Juntos fue la fuerza que más creció de las primarias a las generales.

Sólo siete de las 25 fuerzas que se presentaron a las PASO (incluyendo a Juntos y el FdT) lograron superar el 1,5% que las habilita a competir. El Frente de Izquierda, con Nicolás del Caño como primer candidato, buscará revalidar su condición de tercera fuerza. El economista José Luis Espert, de Avanza Libertad, buscará disputarle ese lugar apalancado por la performance que consiguió del otro lado de la General Paz Javier Milei.

El ex ministro del Interior de Cristina Kirchner, Florencio Randazzo (Vamos con vos), intentará mejorar el magro resultado de las primarias, cuando sólo lo eligió el 3,64% del padrón. La candidata celeste Cynthia Hotton, de + Valores, apenas logró superar el corte de las primarias a las generales, con el 1,5% de los votos.

Juntos y el Frente de Todos buscan crecer a expensas de los partidos más pequeños. Desde ambos sectores apelan al “voto útil” y la polarización.

Más allá de la votación nacional, también será fundamental la elección simultánea de legisladores provinciales. El Frente de Todos, que en septiembre buscaba el quórum propio en la Cámara baja bonaerense y quitarle la mayoría a Juntos en el Senado, ahora se consuela con empatar la cantidad de senadores.

De repetirse la elección de septiembre, el FdT perdería tres bancas en Diputados y seguirá abajo en la Cámara de Senadores. Ese detalle también es fundamental para el proyecto político de Kicillof, que debería buscar más alianzas para conseguir aprobar sus proyectos.

Los intendentes también juegan su partido. Renovarán la mitad de los concejos deliberantes en los 135 municipios, donde también empieza a jugarse la sucesión de 2023, atravesada por la incógnita para saber si los intendentes que ya fueron reelegidos podrán volver a postularse. En septiembre, gracias al corte de boleta, varios jefes comunales del peronismo lograron asegurarse una victoria en sus distritos.

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA