“Día de la adherencia”: por qué la mitad de los pacientes abandona la medicación

0
35
“dia-de-la-adherencia”:-por-que-la-mitad-de-los-pacientes-abandona-la-medicacion

Los pacientes que esperan un trasplante y los que ya fueron trasplantados, al igual que los que sufren enfermedades crónicas como la diabetes, el asma o la hipertensión, requieren de una estricta adherencia al tratamiento para poder maximizar sus chances de éxito. Sin embargo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), “la adherencia al tratamiento a largo plazo en los países desarrollados promedia el 50%, en los países en desarrollo las tasas son aún menores”.

Este lunes se celebra el “Día mundial de la adherencia” ¿Cómo se entiende hoy la adherencia? La OMS la define como “el grado en el que el comportamiento de una persona (tomar el medicamento, seguir un régimen alimentario y ejecutar un cambio del modo de vida) se corresponde con las recomendaciones acordadas de un prestador de asistencia sanitaria”.

Como sugiere el modelo de adherencia propuesto por la OMS, ésta depende no sólo del paciente, sino también de factores sociales y económicos, del equipo o del sistema de salud, de las características de la enfermedad y de los tratamientos.

Durante la pandemia, asociaciones de pacientes y médicos que trabajan en torno a la problemática del trasplante de órganos armaron un grupo llamado los “Ayudadores de Trasplante”. “Fue un elemento positivo que se implementó en la pandemia: la creación de esta comunidad y el poder estar en contacto entre las organizaciones buscando la forma de ayudarnos mutuamente, articulándolo a través de la comunidad que formamos, y que tiene como unos de sus focos de investigación el cómo mejorar la adherencia al tratamiento”, destacó Ezequiel Lo Cane.

Un reciente relevamiento realizado por este grupo indagó sobre los principales desafíos que encuentran los pacientes en la Argentina para lograr una mejor adherencia al tratamiento. Allí, las causas más nombradas fueron: la falta de cumplimiento, sea de la obra social (62%) como de la prepaga (25%); falta de información (38%), no hay medicación (18%); acceso al médico (6%); el paciente se niega al tratamiento (6%).

La conducta en la toma de medicamentos es clave para los trasplantados.

“La adherencia al tratamiento es multifactorial”, dijo Santiago Villavicencio, jefe del Departamento de Procuración y Trasplante del Hospital Padilla de Tucumán y agregó: “Hay factores que no dependen de los pacientes, y uno de los más claros es el no acceso a la medicación”. “En otros casos, los pacientes no dimensionan el riesgo real que conlleva el no tomar la medicación. Esto se debe muchas veces a la falta de información”.

“Creo que la causa principal de la falta de adherencia de los pacientes, independientemente del nivel socioeconómico, de la provincia en que se encuentre e independientemente de la pandemia, es la falta de cuidado que hay por parte de los financiadores hacia los pacientes”, comentó María José Nou, presidenta de la Asociación para Trasplantes (APAT), ONG de ayuda al paciente trasplantado e integrante del grupo de Ayudadores. “Los trámites con los financiadores no son automáticos, son burocráticos, y para mi ese es el factor primordial de la falta de adherencia”.

Fuentes de la Unión Argentina de Salud, que agrupa a las principales prepagas y obras sociales empresariales del país, dijeron a Clarín que “si bien el sistema está quebrado, es muy difícil que las grandes entidades nieguen un medicamento de un paciente trasplantado. Si no le das la droga se genera un rechazo al órgano. Y si no se lo das el rebote es peor tanto para el paciente como para la empresa de salud: es probable que tengan que volverlo a internar o volver a trasplantar. En general, cuando hay reticencia en la cobertura es con tratamientos no aprobados. En el caso de estas drogas están probadas”, dijeron.

Sobre el motivo de la baja adherencia a los tratamientos, las fuentes de la UAS argumentaron “motivos sociales y sanitarios. La adherencia va disminuyendo porque el paciente se agota. A veces es por restricción en el acceso porque viven en lugares periféricos y no por falta de cobertura”.

En el caso de los pacientes trasplantados, la correcta adherencia al tratamiento es fundamental para evitar que el propio sistema inmunológico genere el rechazo del órgano recibido. Sin embargo, en las personas que han recibido un trasplante de riñón, por ejemplo, la falta de adherencia a los medicamentos inmunosupresores constituye la causa de entre el 15 y el 60% de los casos en que se produce el rechazo del órgano, según muestran diferentes estudios.

Los pacientes aseguran que parte del déficit en la adherencia también se asocia a la falta de información.

La adherencia enfrenta, además de la cuestión del acceso a los medicamentos, obstáculos que son inherentes a su complejidad, como ilustra el testimonio de Carlos Lirio, paciente de 44 años, que hace más de 25 recibió un trasplante de corazón. “La adherencia al tratamiento fue difícil, porque es una gran cantidad de medicación que tengo que tomar en distintos horarios, que a veces se pueden superponer con el momento en que estoy viajando o trabajando, por ejemplo –cuenta–. A veces son 4 o 5 tomas en distintos horarios, y eso los 365 días del año. Y a lo que hay que sumar que, para el control médico, que debo realizarme cada 3 meses, deben hacerme muchos estudios, en distintos días”.

De todos modos, agregó Carlos, “creo que el principal obstáculo son los distintos trámites que tengo que realizar todos los meses para conseguir la medicación. De hecho, creo que uno de los pocos aspectos positivos al respecto de la pandemia es que hizo que muchos trámites que antes eran presenciales, como tener que presentar la documentación para recibir la medicación, ahora se pueden hacer por email”.

“La adherencia al tratamiento también tiene que ver con una construcción de hábitos”, agregó Nou. ¿Cómo se construyen los hábitos? “Generalmente haciendo acciones repetitivas durante días y se dice que lleva aproximadamente un mes establecer un hábito. Los adultos, por ejemplo, lo hacen con acciones como dejar la pastilla al lado del cepillo de dientes. Entonces terminan de cepillarse los dientes y toman la pastilla”.

“Es más difícil en niños, porque los hábitos están en plena construcción –advirtió Nou–. Ahí existe lo que se llama la inteligencia artesanal, que es donde la mamá, el papá o quien esté a cuidado de ese niño tiene que motivarlo mediante juegos o los recursos de que disponga”.

PS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA