Para Mauricio Macri, el gobierno de Alberto Fernández es “mentiras, ineptitud e inmoralidad”

0
42
para-mauricio-macri,-el-gobierno-de-alberto-fernandez-es-“mentiras,-ineptitud-e-inmoralidad”

Después de la victoria a nivel nacional que Juntos por el Cambio cosechó en las elecciones legislativas de este domingo, Mauricio Macri consideró este lunes que el gobierno que encabeza Alberto Fernández está signado por “mentiras, ineptitud, e inmoralidad”.

Por ese motivo, remarcó que, con vistas al futuro, será importante para su espacio “convencer, entusiasmar y cautivar a los que abandonaron la coalición gobernante“. También señaló que aquellos defectos fueron la causa de que “muchos argentinos digan basta a estos señores”.

En una entrevista que concedió a TN, el ex primer mandatario opinó que en las elecciones de medio término “ganó la gente”, porque “decidió dar por terminada una era” y “le puso fin a una cultura del poder oscura y perversa que nos hizo mucho daño por casi dos décadas”.

De todas formas, en una coyuntura que en la que desde varios frentes se adjudicaron la victoria, Macri no dudó en llevar agua para su molino: “Ganó JxC en términos de que hemos obtenido la misma cantidad de votos que sacamos en diciembre de 2019″.

Para el expresidente, en las elecciones legislativas “ganó la gente”. Foto: EFE/ Juan Ignacio Roncoroni

“Uno ve los números en valores de votos y estamos en la misma cantidad. Quiere decir que nuestra coherencia y seriedad, seguir defendiendo los valores que creemos y que representa a esa parte de la población, nos sirvió para sostener un apoyo de más del 40 por ciento de los votantes, que no se ve en muchos lugares”, apuntó. 

Macri entre “papas, cardenales u obispos”

Macri insistió en enaltecer “la unidad” que consiguió el armado opositor que fundara ante “un poder avasallante” como el del oficialismo. “El nuevo desafío es, ante la debilidad del kirchnerismo, fortalecer la unidad”, manifestó.

Además, agregó que no deben “caer en que ambiciones individuales pongan tensiones” dentro de ese espacio. De todas maneras, al graficar la carrera hacia las presidenciales de 2023 dentro de su coalición, dijo que es algo natural “que hayan muchos curas que quieran llegar a papas, cardenales u obispos“, aunque aclaró que deben “hacerlo fortaleciendo la unidad, mostrando consistencia con las ideas”.

Macri destacó la “unidad” de JxC y dijo que ningún dirigente debe buscar convertirse en un “salvador”. Foto: Captura TV

En ese sentido, manifestó que en Argentina “nace una nueva era que significa una nueva oportunidad” y apeló a la memoria de los integrantes de Juntos por el Cambio para “no repetir los mismos errores” que en el pasado. Es que allí, señaló, radica “el éxito de esta oportunidad”.

“El primer error que cometemos como sociedad hace muchas décadas es pasar del derrotismo al exitismo. Muere una idealización y nace otra. Vamos buscando un líder mesiánico nuevo, un salvador. Y el último salvador fue Diego Armando Maradona. Ya no existen más salvadores. No tiene que haber ningún dirigente en Juntos por el Cambio que quiera ocupar ese lugar“, sentó posición el ex presidente.

Pese a esa evidente bajada de línea, dejó en claro que su espacio está conformado por “un conjunto de dirigentes maduros que, en equipo, se van a hacer cargo de un cambio mayúsculo, casi total”, y que son capaces de enfrentar los problemas de una “Argentina que viene de una decadencia de décadas, que hay que revertir”.

La persecución “obsesiva” del kirchnerismo

El expresidente reconoció que no se siente bajo la lupa permanente de la Justicia, aunque sí percibe una “persecución obsesiva” desde el lado del oficialismo​, al que calificó como “un rejunte que hicieron para lograr impunidad”.

“Yo no soy perseguido de la justicia, soy perseguido obsesivamente por el kirchnerismo que utiliza todo lo que tiene a mano: la AFIP, la Inspección General de Justicia, la Oficina Anticorrupción y también a los jueces que se quiebran“, denunció.

Macri dijo no se siente en la mira de la Justicia,pero sí del kirchnerismo. Foto: JUAN MABROMATA / AFP)

En esa dirección, agregó que nota “comportamientos mafiosos y corruptos” y  que “hay una minoría de jueces, que ellos utilizan para amedrentar, que funcionan de esa manera”.

“Yo sigo creyendo que, en el conjunto, la Justicia termina llegando donde debe llegar. El tema es que este proceso es demasiado lento y costoso para la sociedad, y no genera confianza. Hay sociedades donde si uno cumple con la ley, la Justicia drásticamente actúa y hace valer los derechos de las personas a las cuales están queriendo afectar. En Argentina está en duda eso, porque los procesos son muy largos“, explicó.

Por último, dejó una curiosa confesión sobre qué haría si “dios le diera una varita” con el fin de “lograr algo para Argentina desde el momento cero”. “Antes que un Estado que funcione perfecto y un Congreso que funcione maravillosamente bien, (lo que elegiría) es una Justicia impecable y eficiente, porque a partir de ahí se corrige todo lo demás”, optó.

DS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA