Hay doce cargos vacantes con Comodoro Py y se demoran los reemplazos

0
56
hay-doce-cargos-vacantes-con-comodoro-py-y-se-demoran-los-reemplazos

Cristina Kirchner fue, para muchos, la gran derrotada en los comicios legislativos. La pérdida de la mayoría en el Senado que ella preside -algo que no ocurría desde 1983 para el peronismo- también causa otra complicación, pero en el ámbito judicial: hay doce cargos clave vacantes en Comodoro Py, pero el oficialismo ya no contará con las manos propias para designar jueces en esos despachos.

Sumando los cargos federales y nacionales, el Poder Judicial cuenta con una planta de 988 jueces. Los números oficiales indican que cerca del 25% de esos cargos están sin cubrir, y en el Ministerio Público Fiscal las vacantes se estiman en un 40%.

Con la mirada puesta en la justicia federal porteña, que juzga los casos de corrupción de funcionarios nacionales, el dato que muchos analizan es que con la nueva composición de la Cámara Alta al kirchnerismo le será más dificultoso designar jueces en cargos determinantes: para ello se requiere dos tercios del Senado.

Con ese panorama por delante, en Comodoro Py son varios los funcionarios judiciales que consideran que los plazos se demorarán aún más para cubrir doce despachos.

Si se circunscriben las vacantes al edificio de Retiro, hay doce sillones claves que deben cubrirse. El kirchnerismo se había propuesto a través del Consejo de la Magistratura -órgano responsable de designar como destituir a los jueces- realizar los concursos en tan sólo seis meses para así acelerar el proceso de designación.

Junto con algún interés particular para ocupar algunos juzgados específicos, ese plan buscaba revertir la tendencia que resaltó la Corte Suprema de Justicia: se tarde en promedio 1327 días corridos ─tres años y medio─ para cubrir una vacante en la justicia nacional.

En el desglose, se remarcó que se tarda un promedio de 667 días desde la publicación del concurso hasta la conformación de la terna; 364 días desde la recepción de la terna en el Poder Ejecutivo, la selección de un candidato y la propuesta al Senado para el acuerdo; y 296 días corridos desde la recepción del pliego en el Senado hasta el decreto de nombramiento, según estadísticas del Laboratorio de Estudios sobre Administración del Poder Judicial.

Según la información oficial del Consejo de la Magistratura, hay 50 concursos abiertos, unas 124 vacantes bajo distintos trámites en ese organismo y otras 144 vacantes en trámite en el Poder Ejecutivo. Al Senado no ingresó ningún pliego: de hecho, el gobierno de Alberto Fernández retiró 200 pliegos cuya aprobación había quedado pendiente durante la gestión de Mauricio Macri.

Volvamos a Comodoro Py. Respecto a los juzgados de instrucción, hay tres que deben cubrirse: el que pertenecía a Rodolfo Canicoba Corral, el del fallecido juez Claudio Bonadio y el de Sergio Torres, quien ahora integra la Suprema Corte bonaerense. Todos ellos fueron concursados pero aún no se avanza en la conformación de las ternas.

Ahora esos despachos se cubren con subrogancias -suplencias- de un año, que pueden prorrogarse. Fuentes judiciales señalaron la dificultad que esto representa, porque si bien representa un 30% más de ingresos para el juez sorteado y que acepta la subrogancia, son dos juzgados para llevar adelante, “lo que retrasa los procesos en muchas ocasiones”, coincidieron en plantear varios integrantes de los tribunales de Retiro.

A ese listado podría sumarse el Juzgado el cargo de Daniel Rafecas si el Poder Ejecutivo logra acordar internamente, antes de que se modifique la conformación del Congreso, que asuma como Procurador General de la Nación, es decir, como jefe de los fiscales.

A esas vacantes en juzgados que tienen causas sensibles tanto para el kirchnerismo como para el macrismo, se suman otras de relevancia: en la Cámara Federal porteña -responsable de revisar las decisiones de los doce juzgados de instrucción-. Se realizó un concurso para cubrir dos puestos, los que ocupan Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi, desplazados por el kirchnerismo en el Congreso pero restituidos temporalmente por la Corte. Permanecerán allí hasta que se designen nuevos jueces, un proceso que, según afirmaron fuentes judiciales a Clarín, se encuentra “por el momento detenido”.

El último en ingresar a la Cámara federal porteña fue el ex abogado de Cristina Kirchner y Osca Parrilli, Roberto Boico, cuyo pliego fue aprobado por el oficialismo que hasta el 10 de diciembre cuenta con mayoría propia en el Senado.

En el sexto piso d Comodoro Py, donde funcionan los Tribunales Orales a cargo de los juicios, la estadística es aún más desfavorable. Son ocho los TOF, esto significa que deben ser 24 los jueces titulares. Pero a la fecha, sólo cuatro de los Tribunales cuentan con todos sus magistrados.

En consecuencia, en los Tribunales Orales se deben concursar seis vacantes. Por ejemplo, el TOF 2 que juzga a Cristina Kirchner por la obra pública tiene una vacante; el TOF 4 que juzgó el caso de La Ruta del dinero K contra Lázaro Báez, cuenta con dos cargos libres; el TOF 5 tiene un cargo por cubrir y será subrogado por tercera vez teniendo a cargo el juicio contra la vicepresidenta y sus hijos por lavado de dinero en Hotesur y Los Sauces. En el caso del TOF 6 es el más preocupante: sus tres cargos están sin magistrados titulares.

Así, los Tribunales Orales que realizan diversos debates orales en simultáneo tienen jueces que subrogan los cargos vacantes de otros TOF, que a su vez realizan diversos juicios. Eso retrasa el inicio de los debates orales “porque se deben coordinar las agendas con jueces que subrogan en simultáneo otros tribunales con juicios en proceso”, explicaron a Clarín fuentes judiciales.

El cuadro de cargos a cubrir se completa con uno de la Cámara de Casación, el máximo tribunal penal integrado por cuatro salas. Esta instancia tiene además, superintendencia sobre los tribunales orales.

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA