50 años hablando de pesca con mosca

0
39
50-anos-hablando-de-pesca-con-mosca

Asociado desde su inicio en la Argentina a la pesca de truchas, el fly cast tenía muchos seguidores cuando vio la luz la revista Weekend en 1972. El crecimiento de la clase media llevó al aumento de los que la adoptaron para sus pescas en esa década. Prueba de ello es que, dos años más tarde, se fundó la Asociación Argentina de Pesca con Mosca y la presidió, de entrada, Jorge Donovan, que había escrito alguna nota para el mensuario, acompañado por José Evaristo “El Bebe” Anchorena.

Sin embargo, el primer periodista que le otorga continuidad al tema es Ginés Gomariz. Atador y notable difusor de todas las pescas, encontró en la revista las páginas necesarias para darle popularidad a una modalidad que, por sus orígenes y los gastos que implicaba su práctica, se inició en las clases altas.

Ginés mismo la llevó más allá de las clásicas truchas: dorados y tarariras, entre otras especies, estaban en sus artículos de pesca con mosca. La llegada de Roberto Guglielmi en 1975 le aportó otro cultor, sobre todo cuando incluía en las notas a su hijo Diego que, con el tiempo, se transformó en un conocido guía de la especialidad en la Patagonia.

El “Mono” Villa revolucionó con sus notas: las hizo aún más populares con su lenguaje coloquial y, entre otras virtudes, sembró conceptos como la importancia de usar el viento para lanzar la mosca. Victorino García Méndez en la década del ‘90 y Alejandro Inzaurraga en 2000, aportan nuevas experiencias. La llegada de Diego Flores en 2007 abre aún más el abanico del fly y llega a la carpa, especie antes impensada para esta pesca sutil.

A lo largo de este medio siglo, casi todos los pesqueros con mosca de la Argentina fueron relevados por la revista. También se realizaron notas en el exterior, como el Caribe, Chile o el Amazonas. Engrosan la colección muchas fichas de atados, consejos, cañas, reeles, líneas, waders y demás implementos necesarios para disfrutar de las plumas.

Un dato curioso para finalizar: cuando en marzo de 1978 Roberto Zapico Antuña muere pescando con mosca en el río Agrio, Neuquén, pese a que escribía en la revista Aire y Sol, Weekend publica el testimonio de la última persona que lo vio con vida mientras el pescador se hundía, rindiéndole así un homenaje superior al que le brindó su competencia.