#ContemosLosCuidados: lanzan una campaña para concientizar sobre el trabajo de cuidado

0
56
#contemosloscuidados:-lanzan-una-campana-para-concientizar-sobre-el-trabajo-de-cuidado

“Convocamos a 20 personas a responder 50 preguntas sobre su experiencia con los cuidados. Muchas veces parece que no tenemos nada en común, pero, en realidad, estamos más cerca de lo que creemos. A todos y todas nos une el cuidado, algo que parece invisible, intangible, que muchas veces damos o recibimos sin darnos cuenta. Hay quienes cuidan en soledad, quienes cuidan en compañía. Hay personas a las que el cuidado les cuesta más, y otras, a las que les cuesta menos. Ese cuidado que nos une hay que contarlo”, invita el spot de lanzamiento de la campaña #ContemosLosCuidados. ¿De qué hablamos cuando hablamos de cuidados? 

El trabajo de cuidados -remunerado y no remunerado- es esencial para el desarrollo económico de los países y para el sostenimiento de la vida, pero ha sido históricamente invisibilizado y desvalorizado. En la Argentina -y en casi todo el mundo- estas tareas recaen mayoritariamente en las mujeres, condicionando sus proyectos de vida y su autonomía económica.

El 86% del trabajo remunerado de cuidado está en manos de mujeres (representa el 17% de las mujeres asalariadas del país). Y, en promedio, ocupan el doble de su tiempo en trabajos de cuidado no remunerados (6,4 horas diarias, frente a las 3,4 dedicadas por los varones).

Campaña #ContemosLosCuidados. Las mujeres son las principales cuidadoras.

Entre los cuidados y la autonomía 

La pandemia visibilizó esta situación, puso una carga adicional sobre las mujeres como cuidadoras y profundizó problemas estructurales para alcanzar su autonomía económica, como el endeudamiento y la falta de acceso al sistema financiero. 

Para fomentar la reflexión sobre este tema e incentivar una distribución igualitaria de los trabajos de cuidados, se lanza el programa “Recuperación socioeconómica de la crisis provocada por la Covid-19 desde una perspectiva de género: promoviendo la autonomía económica de las mujeres y el cuidado de las personas mayores y con discapacidad en la Argentina”.

El programa se propone incrementar la participación de las mujeres en el mercado laboral mediante una distribución más igualitaria del trabajo doméstico y de los cuidados no remunerados, mejorar las condiciones laborales de quienes se dedican al cuidado de personas con discapacidad y personas mayores, y fortalecer la inclusión y la educación financiera de las mujeres para promover una inserción laboral de calidad.

Se trata de una iniciativa interagencial liderada por ONU Mujeres, en coordinación con la Oficina del Coordinador Residente, en la que participan OIT, PNUD y CEPAL. Es financiada por el Fondo de Respuesta y Recuperación en relación con Covid-19. En su implementación también trabajan el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación (MMGyD), PAMI (INSSJP) y la Agencia Nacional de Discapacidad (ANDIS).

“Uno de los objetivos de la campaña es generar evidencia para hacer diagnósticos para políticas públicas. En general, el foco de los cuidados está puesto en el cuidado de niñas y niños, y no tanto en adultos mayores y personas con discapacidad, y ahí también la mayoría de las cuidadoras son mujeres. La campaña permite generar conciencia para contribuir a romper las barreras del patriarcado también en este tema“, asegura la coordinadora del Programa País de ONU Mujeres en Argentina, Verónica Baracat.

“Una de las líneas principales para desarmar las desigualdades que el patriarcado viene imponiendo tiene que ver con la deconstrucción que puedan hacer los varones de los estereotipos y roles de género. Por eso, la campaña también plantea llevar a la reflexión acerca de cuál fue la función que los varones han tenido en el marco de los propios cuidados, es decir, cuáles cuidados han recibido de sus pares, y de los cuidados que han dado, para darse cuenta de la desproporción que existe”, opina Diego Borisonik, profesional técnico del Área de Género de PNUD.

“Estamos trabajando en poner a los cuidados en el centro de la economía, de la vida, reconociendo su rol sistémico, su valor históricamente invisibilizado y su injusta distribución. Es urgente revisar los mandatos sociales, estas lógicas que están naturalizadas y que reproducen día a día el entramado cultural del patriarcado, que profundizan las desigualdades de género y que feminizan y precarizan el trabajo de cuidado”, asegura Alejandra Anoro, del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad.

El jefe del departamento de Políticas de Género y Diversidad Sexual en la Vejez de PAMI, Sebastián Amaro, recordó que en el país, hay más de 7 millones de personas con más de 60 años, el 16% de la población: “Queremos aportar una perspectiva gerontológica que intersecte con la perspectiva de género para fomentar la corresponsabilidad de los cuidados en términos de género, pero también en términos generacionales, porque las personas mayores no solo necesitan cuidados sino que siguen brindando cuidados a lo largo de la vida”.

La subdirectora ejecutiva de la Agencia Nacional de Discapacidad (Andis), Greta Marisa Pena, detalló que en Argentina hay cerca de 6 millones de personas con discapacidad, de las que 1,1 millón perciben pensiones y afirmó: “Tenemos un porcentaje alto de nuestra población que siempre está visibilizado desde una situación pasiva y receptora de beneficios sociales, y en estas campaña quisimos también poner hincapié en las personas con discapacidad en un rol activo y en cómo el Estado tiene que disponer los apoyos necesarios para que se puedan mover con autonomía e independencia”.

Sabrina Landoni, de ONU Mujeres, suma: “No hay cuidados gratis, son el 9% del PBI global, y en Argentina llega al 16% del PBI. Para las mujeres los cuidados son una barrera muy visible para su autonomía económica”. 

“Experiencia social”

Campaña #ContemosLosCuidados. Un spot muestra visualmente la diferencia entre varones y mujeres.

El spot de lanzamiento muestra una “experiencia social” sobre los cuidados, en la que se pide a un grupo de 20 personas que avance un paso a medida que escuche mencionar el trabajo que realizan en su vida cotidiana. El cuestionario incluye 50 preguntas sobre tareas cotidianas, como cocinar, limpiar o cuidar de otras personas, para reflexionar sobre la sobrecarga que implican, el tiempo que ocupan esos trabajos y cómo impactan en sus vidas.

El video, en el que queda demostrado que las mujeres asumen la mayor carga del trabajo de cuidado, se plantea como una herramienta sencilla que ayuda a generar conversación y a abrir un espacio de reflexión entre personas cercanas, amistades, familiares y colegas para poder discutir cómo está organizado el cuidado y buscar opciones para distribuirlo de manera igualitaria.

Cristiane Santos Fernandes quedó parada delante de todos en la experiencia y al darse cuenta se le llenaron los ojos de lágrimas: “Hasta el momento que me hacen dar vuelta y ver a mis compañeros, no me había dado cuenta que había llegado adelante de todos, y ahí pude tener conciencia de todo lo que yo hacía y yo misma no lo veía”.

Campaña #ContemosLosCuidados

“Sigamos contando los cuidados que hacemos todos los días y repartamos mejor las tareas. Porque todos y todas hemos sido cuidados por alguien, cuidaremos o seremos cuidados algún día. Porque el cuidado mueve al mundo. Contemos los cuidados”, finaliza el spot.

Distribución más justa 

En otra etapa del proyecto se van a difundir entrevistas en profundidad a las personas que participaron, tanto quienes cuidan como quienes reciben cuidados. Comparten sus experiencias, analizan sus roles en la división del trabajo de cuidado y empiezan a identificar aquellos estereotipos de género incorporados desde la infancia. También habrá talleres con varones que hagan eje en la deconstrucción y el trabajo equitativo.  

Pero la idea es que la campaña promueva no solo una conversación al interior de los hogares, sino que sirva para instalar en la agenda pública la necesidad de que más familias puedan acceder a políticas de cuidado integral destinadas a personas mayores y con discapacidad -escuelas, centros de cuidado- logrando una distribución social de los cuidados más justa y equitativa, que permita a las mujeres lograr mayor autonomía económica.

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA