HomeEspectáculosEl misterio de Caravaggio, en un estreno del Ballet del Colón

El misterio de Caravaggio, en un estreno del Ballet del Colón

Noticias y curiosidades del mundo

Este domingo 28 de mayo el Ballet del Teatro Colón, que dirige Mario Galizzi, llevará a escena la obra Caravaggio una creación del coreógrafo italiano Mauro Bigonzetti, que la estrenó originalmente en Berlín en 2008.

En 2022 Bigonzetti había montado con el Ballet Contemporáneo del Teatro San Martín su Cantata, una obra muy bella y sumamente festiva inspirada en rituales y músicas del sur de Italia.

Caravaggio, por el contrario, se interna en un personaje nebuloso. Michelangelo Merisi, cuyo apodo era Caravaggio por el lugar de nacimiento de sus padres, fue un extraordinario pintor del período barroco con una vida turbulenta, atravesada por acontecimientos trágicos y también llena de enigmas.

Un ensayo de

Un ensayo de «Caravaggio», con los primeros bailarines Roberto Bolle y Maria Khoreva. Foto Gentileza Teatro Colón/Máximo Parpagnoli

El por qué de «Caravaggio»

Mauro Bigonzetti se sintió atraído por Caravaggio desde que era adolescente cuando, paralelamente a su formación en la Escuela de Ballet de la Ópera de Roma, estudiaba en un Instituto de Artes: “Su pintura y él como persona entraron en mí como un amor a primera vista. Caravaggio fue alguien separado de la tierra; tenía una fuerte conexión con las cosas más elevadas”.

-¿Y esto es algo que le interesó particularmente, es decir, su relación con lo sagrado?

-Tengo muchas coreografías vinculadas a la sacralidad, como la Divina Comedia, que hice hace muchísimos años, inspirada en el poema del Dante, con sus tres partes: el infierno, el purgatorio y el paraíso. La idea de lo sagrado está en todo ser humano y en todos los artistas existe una conexión con la espiritualidad.

Mauro Bigonzetti, el coreógrafo italiano que presentará

Mauro Bigonzetti, el coreógrafo italiano que presentará «Caravaggio» en el Teatro Colón. Foto Rolando Andrade Stracuzzi
-¿Se refiere concretamente a Dios?

-Por supuesto. Allí está el misterio de la vida y en los cuadros de Caravaggio hay muchos elementos simbólicos que aluden a Dios, al sacrificio y a la vida y la muerte. También a la sensualidad que había en él.

-¿Qué eligió de Caravaggio para crear su obra? ¿Situaciones de su vida, sus cuadros o aspectos más simbólicos?

-No es un enfoque biográfico, para nada, apenas un cierto “perfume” de su vida. Por otra parte, hay mucho misterio en su breve existencia; murió cuando tenía alrededor de 38 años y no se sabe exactamente cuándo ni por qué. También se ha dicho que cometió algunos crímenes pero tampoco hay certezas acerca de esto.

Mi obra no da respuestas, sino que en todo caso propone preguntas a los espectadores: sobre su sensualidad o sobre cómo eran sus relaciones con los hombres, con las mujeres, con su propio trabajo.

Un hombre turbulento

-Se sabe que tenía una personalidad tormentosa.

-Y atormentada también. Caravaggio introdujo algo muy original: las personas que pintaba eran gente pobre, incluso para llevar a la tela personajes sagrados.

-¿En qué sentido decía que su obra plantea preguntas al espectador?

-Toda la obra está recorrida por un sentimiento de incomodidad, por lo terrible que está escondido detrás de la belleza de sus cuadros.

-Es una obra muy contrastante con su “Cantata”, que montó el año pasado con el Ballet Contemporáneo del San Martín.

-Son totalmente diferentes.

A Mauro Bigonzetti le atrajo el mundo del pintor Caravaggio, su misterio. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

A Mauro Bigonzetti le atrajo el mundo del pintor Caravaggio, su misterio. Foto Rolando Andrade Stracuzzi
-¿Incluso en el vocabulario de danza que eligió, no es cierto? Porque “Cantata” tiene un lenguaje contemporáneo y en “Caravaggio” usted se inclinó por un lenguaje neoclásico.

-El lenguaje de una obra no tiene para mí ninguna importancia. Mi único lenguaje es el cuerpo y lo que realmente me interesa es lo que digo y no cómo lo digo. Hay tantísimos vocabularios de danza.

¿Y en el caso de “Caravaggio” le parecía necesario que las bailarinas usaran zapatillas de punta?

-Las zapatillas de punta permiten dar la idea de elevación, de apuntar al cielo. Sin ellas, la impresión sería la de estar apegadas a la tierra. Y por otro lado creé originalmente esta obra para el Ballet de la Ópera de Berlín, una compañía clásica.

-¿Qué representan los dos personajes principales, que vimos recién en el ensayo de un dueto?

El varón es el propio Caravaggio y la mujer representa la Luz. El pintor fue muy admirado por su trabajo con el claroscuro y yo uso ese concepto. En sus obras, la luz viene de la oscuridad. La luz no existe sin la oscuridad y la oscuridad no existe sin la luz; pero no es una unión coherente; tiene quiebres y continuidades.

-¿Llevar estas ideas a una obra de danza parece una tarea difícil, no es cierto?

-Muy difícil, sobre todo cuando se trata de una coreografía clásica y con zapatillas de punta. Pero era algo que estaba dentro de mí, lo sentía en mi sangre y en mi piel. No la historia de Caravaggio, que nadie conoce de verdad; lo que me atrajo fue su mundo, su imaginación y su misterio.

Información

Maria Khoreva y Roberto Bolle, en un ensayo de

Maria Khoreva y Roberto Bolle, en un ensayo de «Caravaggio». Foto gentileza Teatro Colón/Máximo Parpagnoli
Caravaggio se estrena en el Teatro Colón, este domingo 28 de mayo a las 17. La rusa Maria Khoreva, del Ballet Kirov, y el italiano Roberto Bolle, de la Scala de Milán, serán los primeros bailarines invitados. La pareja hará tres funciones y luego se alternarán los primeros bailarines del Colón en las cinco funciones restantes.

WD

NOTICIAS RELACIONADAS

Mas noticias